25.04.2011

Resultados de la encuesta laboral sobre el sector de la arquitectura

El Sindicato de Arquitectos (SArq) ha elaborado una encuesta entre más de 800 profesionales del sector de la arquitectura y el urbanismo que refleja la preocupante fuga de arquitectos y que podría provocar daños a corto y medio plazo.

La crisis que atraviesa el mercado laboral español, especialmente grave en el sector de la arquitectura y el urbanismo, ha provocado cambios de gran calado en la arquitectura española: un 73% de sus profesionales se está planteando abandonar nuestro país para buscar trabajo fuera de nuestras fronteras. Esta cifra cobra más importancia si cabe si se tiene en cuenta que un 18% de ellos ya habría iniciado una nueva andadura profesional en otro destino.

Esta es la principal conclusión del estudio realizado por el Sindicato de Arquitectos (SArq) en base a una encuesta entre más de 800 profesionales del sector, durante el pasado mes de marzo. El Estudio, continuación del I Estudio Laboral de la Arquitectura realizado en noviembre del año pasado, donde se ponía de manifiesto que un 32,4% de los arquitectos y urbanistas se encontraban en situación de desempleo y un 25,76% de ellos trabajaba bajo la figura ilegal del falso autónomo, arroja importantes datos que reflejan la preocupante fuga de talento que está teniendo lugar en el sector y que podría provocar daños irreparables en el mismo en el corto y medio plazo.

Entre otras conclusiones, el Estudio realizado por SArq arroja datos como que las condiciones laborales existentes en nuestro país, agravadas por la crisis, serían el detonante de esta decisión para el 48% de los encuestados; Alemania sería el destino preferido para los que optaran finalmente por abandonar el país y el 66% no tendría un límite de tiempo para volver.

En palabras de Ignacio Bisbal, Secretario General de SArq, “esta fuga de talento en el sector de la arquitectura y el urbanismo, a corto plazo, puede considerarse un peligro para el desarrollo del mercado laboral español, ya que supone la pérdida del potencial de profesionales que podrían aportar conocimiento, entusiasmo y experiencia”. Para Bisbal, esta situación “conlleva una devaluación de la profesión y de su prestigio, ya que en las condiciones actuales no permite a muchos arquitectos vivir de su oficio”.



Una difícil decisión

La decisión de cambiar de lugar de residencia, de aprender o perfeccionar un nuevo idioma y, en algunos casos, de adaptarse a nuevas costumbres, no resulta fácil, y más cuando se tienen cargas familiares, pero la crisis y las precarias condiciones laborales imperantes en el sector, han provocado que un 73% de los arquitectos y urbanistas encuestados por SArq se esté planteando abandonar nuestro país para encontrar una nueva alternativa profesional en el caso de estar desempleados o de mejorar la ya existente en el de aquéllos que sí ostentan un trabajo.

Esta cifra cobra más relevancia si cabe si se tiene en cuenta que un 6% de los más de 800 encuestados habría optado hace tiempo por abandonar España y un 12% ya habría estado fuera durante un tiempo.

Por el contrario, tan sólo un 9% afirma no haberse planteado esta opción ni tiene pensado hacerlo en los próximos meses.

Cabe recordar que un 32,4% de los profesionales de la arquitectura y el urbanismo se encuentran en situación de desempleo y un 14,3% desempeña funciones no acordes a su formación, mientras que un 48,5% trabaja en estudios de arquitectura bajo la figura ilegal del falso autónomo.

El principal motivo que impulsaría a los encuestados a trabajar fuera de nuestras fronteras, sería, para el 44%, el de encontrar unas condiciones laborales mejores que las que existen en nuestro país. En segundo lugar, el alto porcentaje de desempleo en el sector, sería el detonante para el 24%, mientras que el deseo de mejorar su desarrollo profesional sería el motivo más importante para el 20%.

A más distancia, el 7% de los encuestados se estaría planteando buscar un trabajo fuera de España porque aquí su trabajo no es acorde con su formación, mientras que un 1% lo haría para aprender un nuevo idioma.

La incertidumbre por encontrar un nuevo empleo en otro país diferente al de origen, hace que un 69% de los encuestados afirme que sólo se iría fuera si tuviera un trabajo seguro en el país de destino, mientras que un 31% no vería un inconveniente en ello y buscaría un empleo una vez que llegase a dicho país.




Alemania, como primera opción

Por países, los pertenecientes al continente europeo serían los deseados por la mayoría, donde Alemania (25%) aparece como el primer destino al que los encuestados acudirían en búsqueda de trabajo si se decidieran a salir de España, seguida de Inglaterra (22%) y Francia (11%). Tras ellos, Estados Unidos sería el destino preferido para el 10% de los encuestados, mientras que el 32% elegiría otro país diferente a los anteriores.

La oferta del gobierno alemán para contratar a más de 100.000 jóvenes cualificados, entre ellos arquitectos, parece haber calado hondo entre los profesionales españoles, ya que un 44% de los encuestados cree que aprovechará dicha oferta para intentar conseguir un empleo, o mejorar el ya existente, en el país germano. Por el contrario, un 36% no estaría interesado en la oferta y un 20% no sabe o no contesta.

Preguntados sobre si el idioma podría suponer algún inconveniente a la hora de buscar un trabajo en un país diferente al suyo, el 44% reconoce que representaría un problema, mientras que un 43% opina lo contrario. Además, un 14% asegura haber empezado ya a estudiar un idioma con el fin de encontrar un trabajo en otro país.



Una ida, sin una fecha predeterminada de vuelta

La fecha de regreso a España no parece ser algo que los encuestados tengan pensado a priori, más bien aspiran a permanecer en el país de destino durante un tiempo considerable. Así, el 66% de los más de 800 encuestados por SArq afirma que no tiene un límite de permanencia, mientras que un 27% asegura que entre 1 y 2 años y un 5% más de ese tiempo. Sin embargo, un 2% cree que acudiría a otro país por un periodo inferior a un año.

Pero si importante resulta saber el tiempo por el que estarían dispuestos a irse a trabajar fuera de España, también lo es conocer sus expectativas en el tiempo a la hora de encontrar un nuevo empleo: un 58% cree que sería capaz de encontrar uno en un plazo de 1 a 3 meses, mientras que un 18% cree que tardaría en encontrarlo entre 3 y 6 meses. El 17% es más optimista y cree que lo lograría en menos de un mes, frente al 6% que estima que tardaría en conseguirlo entre 6 meses y 1 año y, por último, un 1% cree que podría llevarle más de un año conseguir con éxito tal fin.


https://detail-cdn.s3.eu-central-1.amazonaws.com/media/catalog/product/2/7/27906_966_800_406.jpg?optimize=medium&bg-color=255,255,255&fit=bounds&height=582&width=437
Please enter your email address below to receive a password reset link.
Mandatory fields
or
Copyright © 2022 DETAIL. All rights reserved.